López Obrador agradece actitud tolerante y abierta de Trump y Trudeau para concretar el USMCA

LEÓN, Gto., (apro).- El presidente electo Andrés Manuel López Obrador celebró el acuerdo final de la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), ahora denominado Acuerdo Estados Unidos, México, Canadá, (USMCA), al que dijo respaldar tras la aceptación de las propuestas hechas por su equipo en calidad de observador.

“Falta aprobar por el congreso, pero por lo que a nosotros corresponde estamos de acuerdo con la negociación que se llevó a cabo”, dijo en visita a Guanajuato dentro de su gira de agradecimiento por el país, en la que también se reunió con el gobernador del estado.

De manera específica, se refirió a la inclusión de una cláusula para alcanzar mejores salarios para los trabajadores de la industria automotriz, a fin de reducir o eliminar la brecha existente en ese rubro entre México y los otros dos países; la reducción del capítulo energético a un apartado breve –dijo- que ratifica la soberanía nacional sobre los recursos naturales y particularmente el petróleo, y se garantiza la certidumbre en las inversiones a mediano y largo plazo para generar confianza.

En su visita a Guanajuato en la que también se reunió con el gobernador del estado, López Obrador elogió las posiciones de los presidentes de México, Enrique Peña Nieto, de Estados Unidos, Donald Trump y del primer ministro canadiense Justin Trudeau.

“Debo reconocer el papel destacado en la negociación del presidente Enrique Peña Nieto, el papel visionario, tolerante del presidente de Estados Unidos Donald Trump, y el papel del primer ministro Trudeau, que con mucho oficio insistió en el diálogo hasta lograr que las tres partes continúen.

“Debo reconocer, insisto, que el presidente Donald Trump tuvo un actitud abierta y tolerante y se logró este acuerdo que es benéfico para los tres pueblos, las tres naciones, los tres gobiernos”, expresó el presidente electo.
Tras una conversación que tuvo con el Primer Ministro Trudeau en el escenario en que parecía que Estados Unidos haría acuerdos por separado, hubo la petición “de que nosotros interviniéramos para sensibilizar al gobierno de Estados Unidos” y así se hizo, contó López Obrador.

“Marcelo Ebrard habló con funcionarios del gobierno de Estados Unidos, fijando con claridad nuestra postura de que nos interesaba que el acuerdo fuera trilateral –detalló que seríamos respetuosos de la decisión que se tomara entre los gobiernos de Estados Unidos y Canadá, pero que nos convenía que se llegara a un acuerdo como originalmente se pactó”.

Para el presidente electo, esta intervención antes de tomar posesión de la presidencia fue “una prueba importante” que se logró pasar satisfactoriamente.

“No es lo mismo tener un acuerdo a estas alturas, que iniciar el gobierno con una negociación… todavía no hemos tomado posesión de la presidencia y consideramos que se contribuyó a lograr este acuerdo que permite certidumbre para la economía nacional”.

Al detallar los tres puntos en los que su equipo hizo propuestas, López Obrador explicó que, aunque no será de un día para otro, en el tratado sí quedó formalmente establecida la obligación de mejorar los salarios, tanto en la industria automotriz como en la de autopartes.

“Hay mucho desequilibro entre los salarios de la industria automotriz de Canadá, Estados Unidos y México; un obrero mexicano, un trabajador con la especialidad en la industria automotriz, llega a ganar hasta 10 veces menos que un trabajador de la misma industria en Estados Unidos. Esta diferencia se va a ir acortando poco a poco, y esto va a ayudar a los trabajadores mexicanos”, afirmó.

En cuanto al capítulo energético, éste “originalmente era muy amplio; se hablaba inclusive de una comunidad energética para América del Norte”, lo que se consideró que no era conveniente para el país.

“Nos llevó un poco de tiempo y se produjeron algunas tensiones” en este punto de la negociación, admitió.

“Se redujo a dos pequeños párrafos históricos porque quedó a salvo la soberanía de nuestro país en materia energética. Es decir, los mexicanos vamos a decidir libremente sobre los recursos naturales, en especial el petróleo y la industria eléctrica”.

El presidente electo habló de este tema en una conferencia de prensa, y después en la reunión pública de agradecimiento que encabezó en la plaza principal de León, frente al Palacio Municipal.

“Si nos hubiésemos opuesto a la firma de este tratado se iba a crear mucha incertidumbre económica, financiera. Ya pasamos esta prueba, y ahora sí, vamos hacia adelante, ya se logró este acuerdo. No hace falta actuar con prepotencia, lo cortés no quita lo valiente. Hemos sido respetuosos, queremos seguir siendo respetuosos del gobierno de los Estados Unidos, porque vamos a pedir que el gobierno de los Estados Unidos nos respete, respete a los mexicanos”, recalcó.

“Es un acuerdo que da confianza”, concluyó.

(Visitas 191 )
Please follow and like us:

You might be interested in

LEAVE YOUR COMMENT

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *