“Niño genio” de la UNAM pide a López Obrador no cometer errores de presidentes anteriores

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Carlos Antonio Santamaría Díaz, estudiante de 12 años de edad que cursará la licenciatura de Física Biomédica en la UNAM, consideró necesario impulsar el estudio de la ciencia entre los niños, así como “darle una nueva cara” a la educación y a la escuela para hacerlas más atractivas.

Y a pregunta expresa sobre qué le diría a Andrés Manuel López Obrador, virtual presidente electo, Carlos respondió sin timidez: “Que no cometa los mismos errores de sus antecesores, que no provoque revoluciones ni nada por el estilo”, y que apoye la creación de un grupo de niños con alto nivel cognitivo.

A los próximos diputados, abundó en rueda de prensa, “les diría que se ocupen del país como se ocupan de ellos, que hagan más que los anteriores legisladores y que piensen en la nación como un todo”.

Al expresar su visión acerca del panorama educativo del país, el menor, que este lunes iniciará semestre en la UNAM, opinó que uno de los grandes problemas es la falta de educación, y “la verdad estamos en una situación muy complicada” que es difícil de explicar.

Pero también darle una nueva cara a la educación, a la escuela; “que no sea esa institución rígida que sólo te va a llenar el cerebro de cosas; que sea un lugar donde no sólo vas a aprender, sino a descubrir nuevas cosas y con gusto”, abundó.

“Una de mis intenciones y responsabilidades sociales para con la UNAM es el proyecto de abrir un grupo de niños como yo. Apoyarlos, no como un profesor, sino como otro alumno para ayudarlos a alcanzar lo que yo he logrado”, manifestó.

Carlos Antonio dijo estar sorprendido del grado de avance de la humanidad, pero al mismo tiempo de tanta ignorancia: “El conocimiento viene de reconocer nuestra propia ignorancia y también me preocupa el poder al que hemos llegado para destruir y crear vida”.

Respecto de si se considera un niño genio, aseguró que no le gusta utilizar esa palabra porque lo de menos es el coeficiente intelectual, sin estigmatizar a las personas por sus capacidades o por su apariencia física.

Con soltura, Carlos se dijo un niño feliz y rechazó sentirse intimidado por desenvolverse en un mundo de adultos; “lo que a mí me interesa es aprender. La interacción con mis compañeros vendrá después”.

(Visitas 173 )
Please follow and like us:

You might be interested in

LEAVE YOUR COMMENT

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *